La Curación de contenidos, ¿Sana el conocimiento?

 

LA CURACIÓN DE CONTENIDOS,  ¿SANA EL CONOCIMIENTO?

curatorCuando hablamos sobre curación de contenidos debemos tener presente que detrás de ésta actividad existe un personaje muy parecido en igualdad de circunstancias al bibliotecario, el llamado curador, conservador, ordenador, clasificador, recopilador o filtrador de libros, información y de contenidos. Un bibliotecario organiza todo esto para que el usuario genere un nuevo conocimiento; entonces, el curador de contenidos o content curator, además de ser un asiduo consumidor de la información, debe ser consiente que la información de su interés y que pone a la disposición del usuario, se basa en su buen juicio y criterio de selección de contenidos relevantes así como la calidad de los mismos.

En el ámbito digital, en pleno siglo XXI, se está dando un fenómeno provocado por la rapidez en que suceden los cambios en este mundo globalizado o aldea global, donde la comunicación a hecho posible  la transmisión de datos e información casi de manera instantánea, en el momento en que están sucediendo los hechos; por tanto, se está generando una cantidad enorme de contenidos en todos los ámbitos y áreas del saber y del conocimiento humano. Todo este flujo interminable de información debe de ser catalogado y filtrado, utilizando diversas estrategias y métodos de gestión de la información de una manera eficiente y a su vez en la curación de sus contenidos.

Es allí, en ese campo, donde entra en acción el curador de contenidos que, mediante la disposición de los recursos provenientes de Internet y de la programación, así como del talento humano y su creatividad para la utilización de los mismos se ofrezcan contenidos de calidad.

En la RED existen infinidad de blogs e infografías (tema del que explicaré en la siguiente entrada), que hablan al respecto, y donde se abarcan los diferentes aspectos en que se desenvuelven los trabajos del curador de contenidos. A continuación transcribo de la página de educaLAB, del curso de Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) para el desarrollo profesional docente, lo referente a Content Curation, sus herramientas y estrategias:

La expresión content curation, traducida como curación de contenidos, hace referencia al proceso de filtrar información y agregarla en nuevos contenidos, más complejos y de más valor para la comunidad a la que se dirigen.

La curación de contenidos representa una evolución indiscutible en la actividad de gestión de la información a la que hacíamos referencia en una unidad anterior, de tal modo que la persona que lleva a cabo esta actividad se convierte en un ‘intermediario crítico del conocimiento’, como también se han referido a este perfil algunos expertos. El content curator es un facilitador entre la información y su comunidad, seleccionando la mejor y aportando valor a la misma a través de la agregación en nuevos artefactos digitales.

Buscando un paralelismo con otro de los perfiles que han emergido en la Sociedad Red, el del Community Manager, podríamos decir que este es quien gestiona la comunicación con la comunidad mientras que el Content Curator es quien gestiona los contenidos de la comunidad.

Frente a quienes insisten en la importancia de generar nuevos contenidos, parece bastante más útil que nos ayuden a acceder a los más relevantes a través de artefactos digitales más ajustados a nuestras necesidades e intereses, especialmente en estos entornos abundantes en información y contenidos a los que ya nos hemos referido anteriormente.

Esta tarea requiere no solamente disponer de las habilidades y recursos para filtrar la mejor información, sino que también implica un proceso de elaboración de unidades de información más complejas a partir de elementos más simples, y por tanto es un proceso que genera nuevo conocimiento en quien desarrolla esta actividad.

Visto desde esta perspectiva, ¿no será la ‘curación de contenidos’ una nueva competencia que todos deberíamos desarrollar? Y desde el punto de vista educativo, teniendo en cuenta los cambios de paradigmas que los procesos de educación formal están sufriendo, ¿no parece que uno de los nuevos roles que los docentes pueden jugar es el de convertirse en ‘intermediarios críticos del conocimiento’ y ayudar a su alumnado a desarrollar las habilidades y actitudes necesarias para que pueda hacer curación de contenidos?

Marc Rougier, el presidente y co-fundador de Scoop.it, sostiene que los estudiantes de todas las edades deben ser entrenados para buscar, seleccionar, clasificar, enriquecer con sus conocimientos previos y posteriormente usar y compartir la información, es decir,nuestros alumnos y alumnas deben convertirse en curadores de contenidos.

Una vez que tenemos más claro qué es la ‘curación de contenidos’ podemos pensar en clave de herramientas para descubrir nuevos matices de este concepto.

 

CONTENT CURATION: HERRAMIENTAS Y ESTRATEGIAS

Hay muchas herramientas que se proclaman como la solución ideal para la tarea de ‘curación de contenidos’ como Scoop.it, Storify o Paper.li. Es en el uso de distintas soluciones donde descubrimos que…

  • la automatización de contenidos a partir de fuentes previamente seleccionadas no es suficiente para hacer curación de contenidos, ya que el resultado de esta automatización no aporta nuestra voz, nuestro valor propio más allá de la selección previa de fuentes, y por tanto no genera compromiso en nuestra comunidad;

  • el espacio en el que se difunden los contenidos del curador son las redes sociales, y por tanto los contenidos que se ofrecen deben mover al debate y la reflexión;

  • al igual que el comisario o curador de una exposición es capaz de construir un producto en el que cada obra adquiere un nuevo significado gracias al contexto en el que se encuentra, y además este producto tiene como finalidad generar determinadas emociones en el espectador, el ‘curador de contenidos digitales’ puede hacer uso del storytelling para crear contenidos más ricos en emociones, buscando ofrecer una experiencia a su comunidad y no simplemente una colección de recursos filtrados;

  • en la web abundan distintos tipos de contenidos (imágenes, vídeos, infografías, presentaciones, e-books, mapas de tiempo, podcast,…) así como de fuentes de información (canales RSS, marcadores sociales, newsletter, alertas, noticias,…). A mayor diversidad de fuentes de información y de tipos de contenidos, y más diversidad de opiniones, más rico será el resultado de nuestra curación de contenidos;

  • no debemos limitarnos a usar las herramientas que se ofrecen como servicios de curación de contenidos, debemos apropiarnos de los espacios que mejor se adapten a las necesidades y hábitos de nuestra comunidad para crear y difundir nuestros contenidos con más efectividad;

  • la combinación de nuevos contenidos con otros filtrados, además de la gestión de distintas fuentes de información relevante, puede ser una estrategia para facilitar ampliar nuestro perfil de creadores de contenidos con el de curadores de contenido.

 

Hay voces que reclaman el rol del Content Curator desde el ámbito de los Documentalistas y denuncian intrusismo profesional, mientras que hay quienes sostienen que la ‘curación de contenidos’ es una competencia básica en alfabetización digital y mediática.

Y tú, …¿qué opinas? ¿Haces curación de contenidos? ¿Diseñamos las actividades de aprendizaje de nuestro alumnado para ayudarles a desarrollar competencias para la curación de contenidos?

Los 5 modelos existentes para la curación de contenidos, según Rohit Bhargava:

AGREGACIÓN. Recopilación de información.

DESTILACIÓN. Resumir el contenido seleccionado, rescatando la idea principal.

ELEVACIÓN. Las ideas más pequeñas tienen valor.

MASH-UP. Se crea un nuevo punto de vista, generando nuevos contenidos e ideas.

CRONOLOGÍA. Se reúne y ordena cronológicamente la información, mostrándose la evolución de un determinado tema.

Para más información sobre la curación de contenidos, pueden consultar la siguiente infografía de mi autoría y que pueden localizar en el siguiente enlace:

https://magic.piktochart.com/output/1499569-sxsw