Home » Entradas » ¿Por qué no es correcto afirmar que todos los estudiantes de secundaria por ser adolescentes están en situación de riesgo?

TENDENCIAS E INNOVACIONES

  • Arrancó la Semana del Emprendedor
  • The Global Innovation Index 2013
  • Reporte Global TI
  • Índice Global de Innovación 2013
  • Naciones Innovadoras
  • Los 5 primeros innovadores del mundo 2013
  • México Índice Global de Innovación 2013
  • México avanza pero persiste rezago
  • Tipos de Innovación
  • Congreso Internacional Innovación Educativa
Arrancó la Semana del Emprendedor1 The Global Innovation Index 20132 Reporte Global TI3 Índice Global de Innovación 20134 Naciones Innovadoras5 Los 5 primeros innovadores del mundo 20136 México Índice Global de Innovación 20137 México avanza pero persiste rezago8 Tipos de Innovación9 Congreso Internacional Innovación Educativa10
Image Scroller by WOWSlider.com v4.3

Archivos

Categorías

¿Por qué no es correcto afirmar que todos los estudiantes de secundaria por ser adolescentes están en situación de riesgo?

Fuente de la imágen: http://educadoreschiapas046.blogspot.mx/2013_03_01_archive.html

En la Escuela Secundaria existen necesidades básicas que están en creciente desarrollo su atención, dirigida principalmente a los adolescentes; un ejemplo de ello lo podemos ver en la forma integral de atender el desenvolvimiento y conductas de los adolescentes que tienen dentro y fuera de la escuela y en la sociedad misma, tratando de cubrir de la mejor manera, algunas de las finalidades por las que fue concebida desde un principio, como son, por ejemplo, la formación de una personalidad: independiente y libre, responsable y respetuosa, condescendiente y propositiva, con pertenencia a un grupo y a la sociedad, con una identidad propia y nacional. Estas son, en palabras de Moisés Sáenz: “la razón de ser de la Escuela Secundaria.”

Por ello, con el incumplimiento de éstas finalidades (que protegen y blindan a los adolescentes de todas las aristas y desde todos los ámbitos posibles), podemos afirmar que todos los estudiantes de secundaria por ser adolescentes están en situación de riesgo. Es decir, sabemos que no sería correcto afirmar lo anterior, si la escuela cuenta con estrategias o “filtros” que ayuden a minimizar las situaciones de riesgo y por ende hacerle más agradable al estudiante su estancia y paso por la escuela secundaria.

Considero muy importante también, la participación de las madres y los padres de familia en la conformación de la personalidad de sus hijos, ya que al igual que la escuela, forman parte de la sociedad, y dentro de esta se viven realidades y problemas que fácilmente pueden afectar negativamente a las y los adolescentes, si no se abordan adecuadamente las diferentes temáticas  como la sexualidad, la violencia sexual, el alcoholismo, las drogas, el embarazo, el aborto, delitos sexuales, la manera correcta de afrontar la maternidad y la paternidad, las enfermedades de transmisión sexual; incluso los temas transversales como la educación ambiental para la sustentabilidad, la prevención de la violencia escolar –bullying-, la educación para la paz y los derecho humanos y la educación en valores y ciudadanía; aunque son temas que se abordan en la escuela pueden ser de gran apoyo para la familia.

Ahora bien, sabemos que los adolescentes por ser un grupo de riesgo, su condición de vulnerabilidad y susceptibilidad los pueden hacer caer en una doble moral que los obligue a tomar  malas decisiones y en consecuencia, perjudicarlos posteriormente y permanentemente.

Fuente de la imágen: http://situacionesriesgo.blogspot.mx/2011/01/que-pasa-con-los-adolescentes.html

El adolescente quiere sentirse bien y ser aceptado  por el grupo al cual pertenece, quiere pertenecer o se identifica; pero a la vez debe de mostrar seguridad en sí mismo y aumentar si no es que mantener su autoestima, que lo haga sentir que vale y que lo lleve a la toma de decisiones correctas, exigiendo sus derechos, que sean respetados y que su actuar sea de manera responsable y recíproca. Es en este punto, cuando al no sentirse obligado sino “guiado” por los adultos, permite al adolescente actuar con autonomía, y que dentro de su quehacer diario se apropie de los saberes y tengan como opción “otra perspectiva” a la que pueden aspirar: una vida profesional, económica, familiar, con equidad de deberes y derechos, que asuman sus responsabilidades pero también sus consecuencias en la toma de decisiones, que organicen su vida y que sean felices.

Existen muchas estadísticas en las cuales nos afirman o confirman, de acuerdo a indicadores, comportamientos a los que son orillados algunos adolescentes; pero debemos de tener cuidado el no generalizar teorías y conceptos porque hay variables que debemos de tomar en cuenta y no necesariamente podemos afirmar que: “la ruptura del matrimonio de los padres constituya el principal mecanismo de riesgo de conducta antisocial”; pero sí podríamos asegurar, de manera reservada, que “la pobreza y las tensiones económicas parecen desempeñar un papel al hacer más difícil mantener la armonía familiar”; o estar en desacuerdo a: “el hecho de ser varón, va acompañado de un gran número de riesgos de conducta antisocial”, ya que en la actualidad las estadísticas muestran un aumento de la conducta antisocial en las mujeres.

Hay una expresión que dice: “los adolescentes y los niños expresan y construyen las características propias de la sociedad en la que viven”; se podría debatir profundamente esta afirmación, pero hay mucha verdad en ésta. En la dimensión social a la cual pertenecemos se presentan muchas situaciones de riesgo donde la prevención debe de proporcionar una balanza de control entre una conducta antisocial, que en ocasiones se convierte en violencia, y un castigo que al ser mal aplicado se convierte en provocación y esto a la vez en violencia. Por tanto, la prevención permite la construcción de una relación afectiva, sin violencia, de dialogo, critica pero reflexiva, comprensiva y no reprimida.

Si tenemos una sociedad que reprime al adolescente, éste actuará tal cual, si dentro de su educación formal e informal no contemple la tolerancia como forma de expresión y solución a alguna situación de riesgo; si la sociedad critica al adolescente por lo que hace o deja de hacer, reflejará lo mismo, si no tiene dentro de su actuar el respeto a los demás; si la sociedad violenta al adolescente por no pertenecer a un grupo social o al ser obligado o verse obligado a cumplir ciertos requisitos, el adolescente actuará de la misma manera contra sus iguales, si no tiene una formación sólida en la toma de decisiones de manera efectiva, afectiva y responsable que le permita escoger al grupo social de su interés y que ese grupo a su vez lo condicione a llevar una vida estable y libre de violencia.

Así, volviendo a las estadísticas y tomando en cuenta nuestra cultura mexicana sobre el rol que aún juega la familia como núcleo de la sociedad, y que, aunque va disminuyendo su presencia, sigue siendo uno de los grupos sociales que fortalecen y contribuyen, en un porcentaje aceptable  en la educación de sus hijos en la Escuela Secundaria, sin olvidar además, la labor que desempeñan los maestros, las madres y los padres de familia, para evitar que los adolescentes se encuentren en situación de riesgo, por tanto, podemos confirmar lo siguiente: “… no es correcto afirmar que todos los estudiantes de secundaria por ser adolescentes están en situación de riesgo”.

 

Profesor Luis Carlos Cazares Aguirre

Hire me as a freelancer

Vota, cuento con tu apoyo

Sígueme en Twitter

Eventos

septiembre  2017
LMXJVSD
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930